Torpeza

▪️ MARTES DE TERAPIA ▪️

En el día de hoy les compartimos un nuevo escrito titulado “Torpeza” 🙅‍♂️💁‍♀️ por la Lic. en psicomotricidad, Antonella González, parte del Equipo del IPPL 📝

La torpeza, es uno de los trastornos psicomotores que trabaja la psicomotricidad. A continuación describiré brevemente qué son los trastornos para proseguir con la descripción de torpeza.

Los trastornos psicomotores son visibles, se pueden observar en los movimientos, en la manera de ser y de estar de cada uno, sus posturas, sus gestos, como así también en la relación con los objetos, con las personas que lo rodean y hasta con su propio cuerpo. Esto en los niños y niñas puede provocar malestar o incomodidad a los/as que padecen algún tipo de trastorno, ya que pueden ser excluidos de los juegos, o recibir burlas y frases negativas de parte de sus pares acerca de su hacer.

Lo que puede provocar que los adultos a su cargo comiencen a realizar algunas cosas de la vida cotidiana por ellos/as, provocando una cierta dependencia, quitándole libertad de hacer y de expresarse.

Los trastornos nos advierten de la presencia de fallas en la construcción del cuerpo, en su funcionamiento y funcionalidad. Lo que llama la atención es el exceso de movimiento, los gestos son extraños comparados con los gestos cotidianos.

El trastorno elegido para hoy, como dije anteriormente, es la torpeza, como puntapié plantearé esta pregunta sencilla ¿Quién no se ha tropezado alguna vez?

La torpeza, es la imperfección habitual y continua de los movimientos de la vida cotidiana. Decimos que alguien es torpe cuando no logra ejecutar lo que quiere hacer, o lo que nosotros queremos que haga.

La torpeza en los movimientos se caracteriza por gestos burdos, como pesados, trabados, y por tener una marcha poco armoniosa. Cuando se le pide al niño o a la niña la realización de un movimiento preciso, éste se posiciona inadecuadamente, mostrando un actitud postural discordante.

Las dificultades que presentan estos niños/as se hace muy evidente por ejemplo, en los actividades que implican el manejo de una pelota; porque decimos esto, porque requiere al mismo tiempo el dominio del movimiento y del objeto. Los niños/as con torpeza comúnmente se alejan de las prácticas deportivas o de los juegos con pelota.

La vivencia de la torpeza es de un continuo desacuerdo, es ahí donde llama la atención. El acuerdo del acto motriz con objetos y los sujetos es lo que hace transparente, natural, común. El movimiento ordenado y eficaz no llama la atención, la vista lo registra y lo reconoce como forma de estar del cuerpo en el espacio.

La torpeza se vive como un profundo desacuerdo con los objetos, el tiempo y el espacio, pero esto no solo se da en lo corporal sino también en el grafismo y en la construcción.

El dominio del propio cuerpo del sujeto redunda en una posibilidad de “conciencia de”, en un “yo puedo”. El poder de los niño/as con torpeza se ve afectado por una falta notoria de la precisión de las coordinaciones, entendiendo por precisión la exactitud en el proceder. Por lo tanto, debe implicar movimientos bien dirigidos, coordinados y económicos en el gasto de la energía para vivir. Los niños y niñas con este tipo de trastorno conoce lo que hay que hacer, porque no hay insuficiencia motora, pero le es imposible realizar el movimiento de manera adecuada.

Antonella González
Licenciada en Psicomotricidad

#MartesDeTerapia #IPPL #Psicología #Psicoanálisis #Virtualidad #Terapia #Salud #SaludMental #Niños #Cuerpo #Motricidad #Psicomotricidad #Deseo #Salud #Movimiento #Fisico #Torpeza

Leave a Comment