Adultos mayores y aislamiento

▪️ MARTES DE TERAPIA ▪️

“Adultos mayores y aislamiento” 👴🏠 por la psicogerontóloga Melina Reyes, parte del equipo del IPPL 📝

¿Nos preguntamos cómo atraviesan los adultos mayores este contexto de aislamiento? ¿Cómo apoyarlos en estos tiempos de pandemia?

Actualmente, los adultos mayores son una población que según las estadísticas actuales se encuentran dentro de los grupos más afectados por ser vulnerables según las declaraciones de la OMS. Más allá del riesgo de lo orgánico del cuerpo que puede provocar el virus covid-19, también podemos pensar el riesgo desde otros aspectos como lo es el de la salud mental.

Si bien este grupo que la pandemia deja de alguna forma visibilizado como vulnerable, también podemos decir que el envejecimiento se irá manifestando según el trayecto de vida, de las experiencias pasadas, de las vivencias que cuentan como recursos para afrontar momentos de crisis como el que estamos atravesando todos.

Es importante para destacar que desde la psicogerontología la intención es contribuir, desde el conocimiento psicológico en el bienestar y la calidad de vida que llevan las personas durante la vejez. Es inevitable que el envejecimiento sea progresivo en cada uno de nosotros, por lo que se producen cambios en diferentes niveles: biológicos, sociales y psicológicos.

Entonces, el aislamiento puede incrementar la sensación de soledad, el alejamiento con nuestros pares, lo cual influye de forma negativa en nuestras emociones. No por esto debemos encerrarnos, aislamiento no es sinónimo de encierro, la subjetividad cumple un papel fundamental, porque quienes vivien solos no por eso se sienten solos ya que encuentran una manera de comunicarse y conectarse con familiares y amigos.

¿Cómo pensar la virtualidad?
Las herramientas virtuales han adquirido una importancia fundamental durante la cuarentena. Pero los adultos mayores en ocasiones no tienen acceso y dominio de las mismas, porque si bien se han realizado diversos programas para la incorporación de actividades virtuales destinadas a los adultos mayores, todavía son acciones que no pueden ser sostenidas por falta de difusión o por limitaciones de acceso a las mismas.

¿Qué podría ayudarlos a transitar el aislamiento?
Lo más importante es no aislarse emocionalmente más allá del necesario aislamiento físico por la cuarentena. Utilizar los recursos con que se cuenta para comunicarse con sus afectos; es el momento de llamar a esas personas recordadas y queridas con las que hace tiempo no se comunican.

Expresar los sentimientos: decírselos a alguien, escribirlos, comunicarlos de algún modo. Mantenerse activos realizando diversas actividades que les generen satisfacción, lo cual dependerá de los gustos personales de cada uno.

El logro de una vejez saludable implica mantener vivo el deseo, el interés por los que nos rodea, la conexión con la vida. No se debe sobre exigirse queriendo hacer cosas porque “nos pueden hacer bien”.

Organizar el tiempo para descansar, la información que recibimos acerca del contexto en el que estamos, las actividades del hogar y aquellas cosas que despierten interés en uno mismo.

Melina Reyes
Psicogerontóloga

Leave a Comment