Colecho: pensando la capacidad de estar solos

▪️ MARTES DE TERAPIA ▪️

“Colecho: pensando la capacidad de estar solos” 👶 por la Lic. Verónica Rivarola, parte del equipo de la Clínica de niños del IPPL 📝

Desde los inicios del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), quienes trabajamos en clínica de niños, fuimos llevados a repensar espacios posibles para los niños dentro de sus casas.

Todo lo que estaba “afuera” (el cole, el trabajo, fútbol, danza..) todo eso se desdibujó como espacio para estar solo o “con otros de afuera”. Así también, la instancia de reencuentro tan esperada al terminar la jornada. Si bien muchas familias retomaron gran parte de sus actividades, las coordenadas espacio-temporales en estos vínculos se vieron afectadas…TODO#QUEDÓENCASA…

Entonces, ¿qué espacio construyen los niños sin mamá y papá si no está el cole o el jardín? ¿Puede jugar a solas en el mismo espacio que mamá o papá están trabajando?¿puede estar solo en presencia de otros?

Donald Winnicott piensa la capacidad de estar solo aún en presencia de otro como una adquisición del desarrollo. Esto es posible habiéndose establecido un vínculo firme con la figura materna luego de sucesivas experiencias de separación (destete, los primeros pasos..)

Esto me lleva a preguntarme por una de las experiencias de (no) separación que más consultas genera: el colecho… “no podemos sacarlo de la cama”, “¿es bueno?”, “¿es malo?”, “¿hasta cuándo?”.

Las recomendaciones siempre dependen de la singularidad de cada caso. No obstante, desde una mirada psicoanalítica, el objetivo es poner en visibilidad cómo la capacidad para dormir solo es una de las experiencias que brinda confianza al niño para autorregularse en un espacio que le es propio. Esto favorece al desarrollo de la autonomía que se traduce en la capacidad de experimentar y jugar solo aún en presencia de otro.

Algunas veces, la preocupación de los papás gira en torno al llanto del niño o bebé ¿hay que dejarlo llorar? Retomo la instancia de reencuentro que mencioné más arriba… dar lugar a ese llamado, ese intervalo entre el llanto y la presencia del otro es fundante de la capacidad deseante del niño. El apego seguro se da en este movimiento, en ese reencuentro que brinda seguridad y confianza en el otro que acude.

Así mismo, el dormir en su cama o en su cuna, tiene efectos positivos en la socialización del niño. Según la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), es importante transmitirles la idea de que estar con otros no es estar pegado o fusionado. Favorece la percepción de un cuerpo propio diferente del resto.
Para concluir, considero valioso pensar la función de padres como destinada a ayudar a soportar frustraciones y pérdidas de sus hijos, pero no evitarlas.

Verónica Rivarola
Licenciada en Psicología

Leave a Comment