La Consulta con un Psicólogo

En el día de hoy, la Lic. Daniela Godoy, miembro del Equipo de Adultos de nuestra Institución, nos habla acerca del momento en que decidimos consultar con un psicólogo y los distintos motivos que nos pueden llevar a ese encuentro, donde la escucha ocupa un papel primordial.

 

La Consulta con un Psicólogo

En diferentes momentos de nuestras vidas podemos sentirnos convocados a consultar y solicitar una entrevista con un Psicólogo. A veces a causa de  un malestar difuso, otras veces de un gran dolor.  En muchas oportunidadesesto se traduce en síntomas o dificultades en nuestra vida cotidiana.

Situaciones como estar atravesando una pérdida, una separación, cambios en los proyectos de vida,  como también situaciones de la vida cotidiana que nos enfrentan con una angustia que antes no se padecía, serian algunos de los ejemplos de esta coyuntura donde se ha producido un quiebre en la relación con la realidad, y esta situación demanda una reparación.

Ante estas manifestaciones, al acudir a la consulta se ofrece un tiempo y un espacio, donde la escucha es la protagonista. Poder poner en palabras aquello que resulta intolerable e incomprensible es el comienzo de un Encuentro.

Desde la perspectiva psicoanalítica, entendemos al síntoma como determinando por la palabra, y por lo tanto, en la misma medida susceptible de ser abordado por esta. Por esto la importancia que desde la escucha del analista, se pueda trabajar con lo dicho por el paciente, puntualizando cuestiones que buscan que considere de otro modo su síntoma, tal vez como efecto de una causa que puede encontrar hablando.

Esto acarrea un cierto alivio de la angustia, y a la vez se inaugura un trabajo en el cual surge la pregunta, se generan movimientos y deconstrucciones de cosas que estaban establecidas pero que ahora resultan dolorosas e insoportables. Emerge una posición en relación a hacerse cargo de su síntoma y de su queja.

En la Conferencia 27, Freud dice que el psicoanálisis no supone consejo y guía: “Al contrario, evitamos dentro de lo posible semejante papel de mentores; lo que más ansiamos es que el enfermo adopte sus decisiones de manera autónoma”.

Leave a Comment